De Jesús, huevos y conejos

¿Qué son las pascuas?

Según se puede leer en algunos libros o escritos sobre el tema, la pascua es la fiesta central del cristianismo, en la que se conmemora la resurrección de Jesucristo al tercer día después de haber sido crucificado. Además, es la celebración que marca el final de la Semana Santa (lo que según la lógica, sería la semana central del cristianismo).

El Domingo de Pascua es una celebración que no se fija en relación al calendario civil. O sea, la fecha no es fija pero es entre el 22 de marzo y el 25 de abril.

Pero eso es en el cristianismo occidental. El cristianismo oriental calcula la fecha de acuerdo al calendario juliano, por lo que las pascuas se celebran entre el 4 de abril y el 8 de mayo (imposible programar un fin de semana largo con esa amplitud de fechas).

Si bien las costumbres para celebrar las pascuas no son las mismas para todo el universo cristiano, se comparte la de los huevos de Pascua, que entre los cristianos de occidente es además la más popular.

¿Dónde nace la festividad?

El origen de la Pascua se calcula más o menos en el año 1513 antes de Cristo, cuando el pueblo judío emprendió su éxodo desde Egipto hacia la Tierra Prometida.

exodohebreo
Representación gráfica del éxodo del pueblo hebreo (fuente)

Como recordatorio de ese periplo de 40 años (hoy lo hacen en avión en un tris), cada año se comían hierbas amargas mojadas en vinagre, para recordar la tristeza de la servidumbre y se narraban cánticos que hacían alusión a las diez plagas de Egipto (el pueblo hebreo era esclavo del egipcio y las plagas fueron la forma que tuvo dios para pedirle que los libere).

Parte de la cena de celebración era un cordero, que en un principio, era elegido por cada familia para después ser elegido por sacerdotes.

El animal elegido debía ser macho, sano y de un año de edad. Se inmolaba (mataba, bah) al final del día y por la noche lo comían con verduras amargas.

No estaba permitido romper sus huesos, ni dejar restos de carne, motivo por el cual si una familia no era suficientemente grande para comer un animal entero, se reunían en grupo para terminar (no puedo asegurar que la costumbre argentina del asado no proviene de ahí).

A su vez, los primeros cristianos (judíos ellos) celebraban la Pascua de Resurrección al mismo tiempo que la judía, hasta que el Primer Concilio de Nicea separó las fiestas y de paso, sacó todo lo relacionado con el festejo que realizaban los hebreos.

De todas formas, tuvieron en cuenta que Cristo resucitó en la época de las pascuas hebreas y se coparon dejándole a la fiesta la característica de tener una fecha móvil (más o menos calculaban años, tampoco les podemos pedir que supieran el día exacto, ¿no?)

Ok, muy lindo. ¿Y los huevos?

Si. Los huevos. Ahí va.

La tradición de los huevos de pascua tiene más o menos 800 años y se usa prácticamente en todo el mundo cristiano de occidente.

Pero, ¿por qué se usan huevos y no, digamos, manzanas?

HUEVOS PASCUA
(fuente)

Los huevos se asocian a la fertilidad y, en el hemisferio norte, la fecha de las pascuas cae en primavera, donde crecen las flores y tal.

Si sumamos esos factores, que se celebre la resurrección con huevos, en primavera, es lo más coherente.

Si bien esta es la forma de celebrar las pascuas más extendida, cada país o región tiene su propia tradición respecto a esto, claro.

Los países más ortodoxos tienen la costumbre de regalar huevos rojos como símbolo de la sangre de Cristo mientras que en América Latina y Europa el huevo es de chocolate y adentro puede venir con golosinas, juguetes o incluso conejos vivos (sí, en serio. Podés comprar un conejo adentro de un huevo de chocolate, aunque cada vez es menos común, es cierto.).

Pero si todo sonaba coherente y pasado de lógica, con el asunto de los huevos, la fertilidad, la primavera, falta un detalle no menor: el conejo.

¿Por qué es un conejo el que trae los huevos?

Después de una ardua investigación en Wikipedia libros y libros sobre el tema, estoy en condiciones de explicarlo. Atención que ahí viene.

La costumbre de los huevos de pascua es, tradicionalmente, esconder los huevos y que los niños los encuentren.

Como no todo puede ser felicidad y alegría (menos en lo que se relaciona con la religión), este juego de esconder huevos simboliza a los niños que había mandado a matar Herodes al enterarse que Jesús no estaba en Belén como él había ordenado, en lo que se conoce como La Matanza de los Inocentes (una cosa hermosa, como verán).

En otras palabras, cada huevo es un bebé (menor de dos años, según los textos) y cada niño que los busca es Herodes, que además se los come (en realidad dicen que cada huevo encontrado es dios salvando a Jesús, pero vaya uno a saber).

Pero bueno, hablábamos del conejo.

La primera vez que se habla de un conejo de pascuas, es el texto de Georg Franck von Frankenau De ovis paschalibus (Acerca de los huevos de Pascua) en 1682.

CONEJOPASCUA
aaaawwwwww (fuente)

El conejo, también estaría relacionado con la fertilidad (si hay un animal que sabe reproducirse, es el conejo), aunque se dice que en los países en donde se comenzó a utilizar este animal como símbolo, se usaba en realidad una liebre.

La liebre tenía otras cargas simbólicas además de la reproductiva, como las patas traseras, que le permiten moverse siempre hacia arriba con facilidad y rápido, mientras que las delanteras, más cortas, le complican el descenso.

Sin embargo, hay una versión que dice que para enmarcar las pascuas dentro de la “oficialidad” de la fe cristiana, los germanos crearon una leyenda en donde se relata que cuando Jesús es sepultado, dentro del sepulcro había un conejo(!) que observaba a la gente triste por la muerte de Jesús(!!).

La cosa es que el conejo no tenía mucho más que hacer y se quedó ahí preguntándose quién era ese hombre al que tanta gente lloraba mientras ponían la última piedra de la sepultura.

Estuvo ahí todo un día y toda una noche hasta que de repente vio a Jesús levantarse y ordenar el cuarto y la ropa, cuando un ángel sacó la piedra de la entrada del sepulcro y Jesús reapareció en el mundo de los vivos(!!!).

Ahí el conejo entendió que Jesús era hijo de dios y decidió llevarle la noticia al mundo. Pero, ¿cómo lo iba a hacer, si es conejo y los conejos no hablan? Pues llevando un huevo pintado. OBVIO.

Es por eso que los domingos de pascua el conejo nos trae huevos pintados, para recordarnos que Jesús está vivo y traernos algarabía.


Pero en fin, más allá de tradiciones y creencias, las pascuas, como la navidad, son una fiesta que ha salido de su origen religioso para convertirse en una festividad popular que sirve, en muchos casos, para acercarse a la historia religiosa de la celebración y así poder escribir posts sobre eso en un blog  ^_^

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s